MENÚ
Hazte Aliado
VERIFICACIONES

5 realidades sobre el proceso electoral en Estados Unidos (y algunos mitos) que detectó el Brennan Center for Justice

Publicado
Claves
Si solo tienes unos segundos, lee estas líneas:
  • El voto por correo es un método de votación seguro y confiable gracias a sus numerosas características de seguridad que evitan cualquier fraude.
  • Múltiples características de seguridad garantizan el correcto registro de votos a través de las máquinas de votación.
  • El conteo automático que realizan las máquinas de grandes cantidades de boletas con múltiples contiendas es más preciso y confiable que el conteo manual.

Por Hanna Johnson, Maya Kornberg y Lawrence Norden, Brennan Center for Justice. Traducido por Ana Teresa Solá.
Comparte

El día de las elecciones ya está cada vez más cerca, y hay mucha gente que está vigilando las próximas elecciones legislativas. El proyecto de monitoreo digital del Brennan Center for Justice y Alliance for Securing Democracy, Midterm Monitor, nos ofrece una herramienta para entender mejor las conversaciones que surgen online sobre las elecciones. El Brennan Center for Justice realizó un estudio en el que se utilizó  esta herramienta para descubrir  que hay diferentes mitos que están ganando impulso en las redes sociales, lo cual resalta la importancia de aclarar algunos datos claves.

REALIDAD #1: El voto por correo y a través de los buzones de boletas es un método de votación seguro y confiable gracias a sus numerosas características de seguridad que evitan cualquier fraude.

Mito vs. realidad: Hemos visto muchísimas publicaciones en las redes sociales que hacen circular la mentira de que los buzones de devolución de boletas, el voto por correo o la votación en ausencia son medios para crear un fraude electoral masivo. La realidad es que el voto por correo se ha estado utilizando con éxito en los Estados Unidos durante más de 150 años y, durante todo ese tiempo, los estados han incorporado múltiples características de seguridad para protegerlo de posibles infracciones.

El fraude electoral derivado de las boletas que se envían por correo o se colocan en los buzones es algo extremadamente raro, tan raro que hay numerosos análisis que demuestran que es más probable que nos caiga un rayo encima que se cometa fraude electoral con una boleta enviada por correo.

Si bien cada estado tiene sus propias prácticas, una de las más frecuentes es monitorear los buzones de devolución de boletas con un sistema de vigilancia por video o con equipos de trabajadores electorales de los 2 principales partidos políticos para garantizar que no se roben ni se alteren votos. Otro método muy utilizado es emplear a equipos de funcionarios de los 2 partidos políticos cada vez que se manejan boletas, incluso cuando se procesan y se cuentan.

REALIDAD #2: Múltiples características de seguridad garantizan el correcto registro de votos a través de las máquinas de votación.

Mito vs. realidad: Algunos candidatos han usado la noticia de que un sistema de asistencia al votante Dominion utilizado para imprimir boletas terminó a la venta, primero en Goodwill y después en eBay, como excusa para sembrar la duda sobre el conteo total de votos de las máquinas de votación. Nada de esto es correcto por varias razones.

Primero, el sistema en cuestión no es una máquina de votación que compute votos, y cualquiera que tuviera acceso a una máquina como la de Dominion no podría haber alterado el conteo de los votos. Estas máquinas, por lo general, las utilizan los votantes con discapacidades para llenar sus boletas en papel. Esta máquina en cuestión la compró un experto en ciberseguridad que a menudo trabaja con funcionarios electorales para probar nuevas tecnologías de votación e identificar posibles vulnerabilidades. Después de comprarla en eBay, se comunicó con la Secretaría de Estado de Michigan para saber si era legítimo tener una máquina así a la venta.

Independientemente de lo que pasó en este caso en particular, nuestro sistema electoral tiene numerosos controles para evitar la aceptación de boletas fraudulentas durante una elección real y verificar que los sistemas electrónicos estén computando votos correctamente.

Si bien cada localidad emplea diferentes prácticas, todas las autoridades estatales y locales utilizan una combinación de prácticas de verificación y certificación tanto antes como después de las elecciones. Ello incluye una verificación federal, estatal y local durante la adquisición de materiales e inmediatamente antes de cada elección, así como también auditorías post elecciones en las que se comparan los totales en papel con los totales provistos por las máquinas.

REALIDAD #3: El conteo automático que realizan las máquinas de grandes cantidades de boletas con múltiples contiendas es más preciso y confiable que el conteo manual.

Mito vs. realidad: Algunas personas que niegan los resultados de las elecciones están divulgando la idea de que los votos de las elecciones legislativas se deberían contar a mano, porque dicen que así sería más seguro, lo cual es incorrecto. La administración electoral ha dejado de contar manualmente los votos de casi todas las elecciones, excepto en las jurisdicciones más pequeñas.

Varios estudios han demostrado que, cuando se cuenta una gran cantidad de boletas con múltiples contiendas, el conteo manual es más costoso, ineficiente y propenso a incluir errores que el conteo automático de las máquinas. Que se cuenten los votos a mano no hace que las elecciones sean más seguras.

Las máquinas que cuentan boletas deben cumplir con regulaciones de seguridad federales y estatales y pasar por un proceso de verificación para asegurarse de que las máquinas cuenten votos correctamente. Por supuesto que ningún sistema es perfecto. Por eso, el conteo manual de boletas puede ser y es un importante método de control de la precisión de las máquinas.

Cuarenta y cuatro estados exigen la realización de auditorías de los cómputos de votos después de las elecciones, lo cual suele consistir en contar una muestra de boletas a mano para confirmar que las máquinas funcionaron correctamente. Pero contar el 100% de los votos a mano no es algo viable.

REALIDAD #4: Las autoridades electorales están obligadas a certificar los resultados correctos de las elecciones, aun cuando no les agrade el resultado.

Mito vs. realidad: Hay publicaciones en las redes sociales que urgen a las autoridades electorales a rechazar o a no certificar los resultados que les parecen poco confiables, pero esto es algo que la ley no les permite hacer. Un ejemplo de qué puede pasar en estos casos fue cuando los comisionados locales del condado de Otero, Nuevo México, se negaron a certificar los resultados de las elecciones primarias. Luego, revirtieron su decisión después de que la Corte Suprema del estado se lo ordenara.

Las autoridades estatales y locales certifican los resultados de una elección después de que se hayan contado todos los votos y, en algunos casos, después de que se haya completado todo el recuento, la auditoría post elecciones o la impugnación judicial que se haya realizado y haya confirmado los totales de votos. Una vez que se obtengan totales finales, las autoridades electorales y los gobernadores están obligados a certificar al candidato o candidata que haya obtenido la mayor cantidad de votos como el ganador o la ganadora.

REALIDAD #5: El centro de registro electoral Election Registration Information Center (ERIC) es una organización no partidista y sin fines de lucro que utilizan más de 30 estados para mejorar la precisión de sus padrones electorales.

Mito vs. realidad: El centro ERIC ha sido objeto de sospecha de muchas personas que rechazan los resultados de las elecciones, porque creen que es parte de un plan para favorecer a los demócratas. Esto es evidentemente falso.

El centro ERIC es una alianza sin fines de lucro creada por los estados para ayudarles a mantener padrones electorales precisos y hacerles más fácil registrarse para votar a todos los votantes elegibles. A través del centro ERIC, los estados miembros pueden analizar sus padrones electorales y hacer coincidir sus datos con los registros que llevan otros estados y organismos federales que también participan del centro. Los estados pueden unirse al centro ERIC por voluntad propia, y la participación es muy bipartidista.

De hecho, casi un tercio de los estados miembros de ERIC tienen gobernadores republicanos y legislaturas con mayoría republicana, tales como Arizona, Iowa, Missouri y Carolina del Sur. Los estados miembros comparten datos de registro de votantes entre ellos para detectar vulnerabilidades en los sistemas electorales de sus estados y proteger la precisión de sus padrones electorales, incluso mediante el intercambio de información sobre votantes que se mudaron dentro o fuera de un estado, votantes que fallecieron o votantes posiblemente elegibles para votar, pero que nunca se registraron.

Hanna Johnson es una Parke Fellow en el Programa de Elecciones y Gobierno del Brennan Center, Dr. Maya Kornberg es investigadora en el programa, y Lawrence Norden es el director principal del programa.

Factchequeado es un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp.

Republica nuestro contenido

Puedes republicar este contenido en tu sitio de forma gratuita respetando nuestra licencia e insertando este código en la página donde lo republiques. Contáctanos a [email protected]