MENÚ
Hazte Aliado
TE EXPLICAMOS

Por qué es importante vacunarse contra el sarampión y cómo hacerlo

Publicado
Claves
 

Si solo tienes unos segundos, lee estas líneas:

  • La cobertura de vacunación contra el sarampión ha disminuido de forma sostenida en todo el mundo desde el comienzo de la pandemia de COVID-19. 
  • Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) aconsejan a los niños recibir 2 dosis de la vacuna MMR (o triple vírica): una entre los 12 y los 15 meses y otra, de los 4 a los 6 años.
  • Los niños pequeños no vacunados son quienes corren mayor riesgo de sufrir el sarampión y complicaciones asociadas como infecciones de oído, neumonía, encefalitis (una inflamación del cerebro) e, incluso, la muerte.

 
Comparte

La cobertura de vacunación contra el sarampión, uno de los virus humanos más contagiosos, ha bajado constantemente en todo el mundo desde el comienzo de la pandemia de COVID-19. Así lo indican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), que insisten en que “esta disminución es un revés importante en el progreso mundial para lograr y mantener la eliminación del sarampión y deja a millones de niños susceptibles a la infección". Te explicamos qué es el sarampión, por qué es importante vacunarse y cómo hacerlo.

Tos, sarpullidos y otros posibles síntomas del sarampión

El sarampión es una enfermedad infecciosa que puede ser peligrosa, especialmente para bebés y niños pequeños, como indican los CDC. Los síntomas normalmente aparecen de 7 a 14 días después del contacto con el virus. Entre los primeros, suelen estar la fiebre alta, la tos, la secreción nasal y los ojos llorosos.

Unos 2 o 3 días después del comienzo de los primeros síntomas, pueden aparecer pequeñas manchas blancas dentro de la boca (llamadas manchas de Koplik).

Entre los 3 y 5 días posteriores, puede aparecer un sarpullido que, en su inicio, se caracteriza por unos puntos rojos y planos en la zona de la cara, donde comienza el cabello, y se extiende hacia el cuello, el tronco, los brazos, las piernas y los pies. “Cuando aparece el sarpullido, la fiebre puede aumentar a más de 104ºF (unos 40ºC)”, señalan los CDC.

De los menores de 5 años a las embarazadas: quiénes tienen más riesgo de sufrir complicaciones

El sarampión puede causar complicaciones, especialmente en niños menores de 5 años, adultos mayores de 20, mujeres embarazadas y personas con el sistema inmunitario debilitado, como señalan los CDC. Por ejemplo, quienes tienen leucemia o una infección por el VIH.

Las infecciones de oído, que pueden causar una pérdida permanente de la audición, están entre las complicaciones más comunes (afectan a cerca de 1 de cada 10 niños). Además, algunas personas pueden experimentar diarrea; encefalitis (inflamación del cerebro) y neumonía (infección de los pulmones), “la causa más común de muerte provocada por el sarampión en los niños pequeños”, según los CDC, y que afecta a 1 de cada 20 niños con esta enfermedad.

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa

El sarampión puede transmitirse cuando alguien infectado respira, tose o estornuda y otra persona respira el aire o toca una superficie contaminada y luego se lleva las manos a los ojos, la nariz o la boca.

Se trata de un virus tan contagioso que, según los CDC, infecta a hasta el 90% de las personas que hayan estado cerca de alguien enfermo y no tengan inmunidad. Es posible “contraerlo simplemente al permanecer en una habitación en la que haya estado alguien con sarampión, incluso 2 horas después de que esa persona se haya ido”.

Los niños deben recibir 2 dosis de la vacuna MMR (o triple vírica)

Para prevenir la enfermedad, los CDC aconsejan poner 2 dosis de la vacuna MMR (o triple vírica), que también es útil para proteger a los niños contra las paperas y la rubéola: la primera debe darse entre los 12 y 15 meses y la segunda, entre los 4 y 6 años. Si se va a viajar a otro país, a los bebés de 6 a 11 meses se les debería poner la primera dosis.

De cara a quienes no están vacunados o no tengan claro si recibieron las 2 dosis de niños, los CDC aconsejan hablar con su proveedor de atención médica. Si no se puede confirmar que un adulto haya recibido las vacunas, deberá recibir al menos 1 de las dosis.

En el caso de algunos estudiantes, personal sanitario y viajeros internacionales, ejemplos de perfiles que, por su entorno, tienen alto riesgo de contagiarse, puede ser necesario recibir 2 dosis.

La vacunación contra el sarampión ha ayudado a evitar millones de muertes

Antes de que la vacuna contra el sarampión se introdujera en 1963 y se generalizara su uso, cada 2 o 3 años se registraban importantes epidemias de sarampión que causaban cerca de 2 millones de muertes al año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Como indican varias investigaciones, la vacuna ha conseguido reducir drásticamente los casos de sarampión en todo el planeta. La OMS calcula que, entre los años 2000 y 2017, evitó unos 21,1 millones de muertes, “lo que la convierte en una de las mejores inversiones en salud pública”.

Los CDC coinciden en que el sarampión se puede prevenir casi en su totalidad mediante la vacunación: “Se necesita una cobertura del 95% o más de 2 dosis de vacunas que contengan sarampión para crear una inmunidad de rebaño con el fin de proteger a las comunidades y lograr y mantener su eliminación”.

En 2021, un récord de casi 40 millones de niños en todo el mundo no recibieron la dosis que les correspondía de la vacuna contra el sarampión, según un informe de la OMS y los CDC. Unos 25 millones no recibieron siquiera la primera, mientras que a otros 14,7 millones no se les administró la segunda.

"La paradoja de la pandemia es que, mientras que las vacunas contra el COVID-19 se desarrollaron en un tiempo récord y se desplegaron en la mayor campaña de vacunación de la historia, los programas de inmunización rutinarios se vieron gravemente perturbados, y millones de niños se quedaron sin recibir las vacunas que salvan vidas contra enfermedades mortales como el sarampión", afirma el director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Es más, la baja cobertura de vacunación ha contribuido a la aparición de algunos brotes de esta enfermedad. En noviembre, comenzó uno en Ohio que, a la fecha de 2 de diciembre, ya ha afectado a hasta 50 menores de 17 años (35 de ellos menores de 2 años), según recoge el Departamento de Salud de Columbus, la capital de Ohio.

Ninguno de ellos estaba vacunado y un total de 20 menores han sido hospitalizados. Como indica la OMS, los niños pequeños que no han recibido la vacuna son quienes corren mayor riesgo de sufrir el sarampión y sus complicaciones.

En qué casos es aconsejable no recibir la vacuna o esperar

Algunas personas no deben recibir la vacuna MMR o deben esperar un tiempo, según los CDC. Quienes tienen un sistema inmunitario debilitado, una afección que provoca moretones con facilidad o tuberculosis, estén embarazadas o hayan recibido recientemente una transfusión de sangre deberían acudir a un profesional sanitario que les explique qué es lo más adecuado en cada caso.

También pueden recibir la recomendación de evitar la vacunación (siempre por parte de profesionales sanitarios, si así lo consideran conveniente) quienes hayan sufrido una reacción alérgica potencialmente mortal tras recibir una dosis de la vacuna MMR o quienes tengan alergia a alguno de sus componentes.

Factchequeado es un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp.

Republica nuestro contenido

Puedes republicar tu contenido en tu sitio de forma gratuita respetando nuestra licencia e insertando este código en la página donde lo republiques. Contacta con nosotros en [email protected]