MENÚ
Hazte Aliado
TE EXPLICAMOS

Depresión no es sinónimo de tristeza y otros mitos sobre una enfermedad que afecta a 16 millones de adultos estadounidenses cada año

Publicado
Claves
Si solo tienes unos segundos, lee estas líneas:

  • La depresión no solo se sufre cuando ocurre algo malo. Esta enfermedad puede ser consecuencia de una combinación de factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos.
  • No hay evidencias de que la debilidad personal y la falta de voluntad influyan en que alguien padezca depresión.
  • La mayoría de las personas con esta enfermedad necesitan tratamiento para sentirse mejor, según el Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH). 

Comparte

La depresión es el trastorno mental más común, según la Asociación Estadounidense de Psicología (APA, por sus siglas en inglés). Existen múltiples mitos y falsas creencias sobre esta enfermedad, que afecta a unos 16 millones de adultos estadounidenses cada año, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Por ejemplo, no es cierto que "depresión" sea sinónimo de "tristeza", que solo pueda aparecer si ocurre algo ‘malo’ o que esta patología siempre dure para toda la vida. Te lo explicamos.

La depresión no solo se sufre cuando ocurre algo malo

Uno de los mitos sobre la depresión es que solo se experimenta cuando ocurre algo malo. La realidad es que esta enfermedad “puede aparecer sin motivo y dura mucho tiempo”, como indica la Asociación Canadiense de Salud Mental.

Las causas de la depresión no se conocen con exactitud. Así lo indican los CDC, que señalan que puede ser provocada por una combinación de factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos.

Entre los factores de origen biológico, los expertos del portal especializado en salud KidsHealth mencionan los genes, la química cerebral y las hormonas. “Otros son de origen ambiental, como la luz solar y las estaciones del año o las situaciones sociales y familiares que tenemos que afrontar. Y otros se deben a la personalidad, como la forma en que reaccionamos a los acontecimientos vitales o los sistemas de apoyo que creamos para nosotros mismos”, añaden.

Un artículo publicado en la revista American Journal of Geriatric Psychiatry analiza si los factores de riesgo de la depresión varían a lo largo de la vida. Los autores concluyen que el abuso infantil, el índice de masa corporal alto o las enfermedades crónicas afectan más a los jóvenes. Los ingresos bajos suponen un mayor riesgo de sufrir depresión a una edad avanzada.

Existe un vínculo claro entre la desigualdad social y económica y la mala salud mental, según un artículo publicado en la revista Palgrave Communications. * Los autores señalan que el desempleo, los bajos ingresos, la pobreza, las deudas y las viviendas deficientes pueden tener un impacto negativo en nuestro estado psicológico y emocional.

Entre los factores de riesgo en el caso de las personas mayores, una revisión difundida en la revista American Journal of Psychiatry señala el duelo, los trastornos del sueño, la discapacidad o la depresión previa.

Por qué depresión no es lo mismo que tristeza y otros signos que pueden advertir que se está deprimido

Depresión no es lo mismo que tristeza, como indica el Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH) de Estados Unidos. Estar triste es una reacción normal a los momentos difíciles de la vida. Pero, por lo general, la tristeza “desaparece con un poco de tiempo”.

Pero la depresión es diferente: “Es un trastorno del estado de ánimo que puede causar síntomas graves que pueden afectar a cómo te sientes, piensas y manejas las actividades diarias como dormir, comer o trabajar”.

Desde la APA coinciden en que esta enfermedad interfiere con las actividades de la vida diaria y puede causar síntomas físicos como dolor, pérdida o aumento de peso, alteraciones del patrón de sueño o falta de energía.

Para el psiquiatra Rafael Mora, la diferencia más importante entre depresión y tristeza es que, en el primer caso, “los síntomas interfieren de forma significativa con el funcionamiento psicosocial y el rendimiento”. “Las personas con depresión no pueden cumplir con sus obligaciones laborales (dejan de realizar tareas domésticas, es causa de baja laboral o de disminución del rendimiento académico) o sociales (dejan de salir, de relacionarse…)”, añade a Maldita.es, medio cofundador de Factchequeado.

El psiquiatra explica que quienes padecen esta enfermedad “presentan un estado de ánimo deprimido la mayor parte del día la mayor parte de los días, pero no todas las personas que están tristes se pueden diagnosticar de depresión”.

Las personas con depresión, según la APA, también pueden experimentar sentimientos de inutilidad o culpa excesiva y pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.

No, la depresión no es un signo de debilidad personal

Otro mito es que la debilidad personal y la falta de voluntad están directamente relacionadas con la depresión. En realidad, según el NIMH, la depresión no es un signo de la debilidad de una persona o un defecto de carácter.

“Los amigos o familiares bien intencionados pueden intentar decirle a alguien con depresión que ‘salga de ella’, ‘solo sea positivo’ o ‘puede ser más feliz si se esfuerza más’, indica. Pero, en realidad, no basta con tener una buena actitud, según el NIMH: “La mayoría de las personas que experimentan depresión necesitan tratamiento para mejorar”.

Si conoces a una persona con depresión, el NIMH aconseja ofrecerle apoyo emocional, comprensión y paciencia, pero nunca desestimar sus sentimientos. “Aliéntala a hablar con su médico u otro proveedor de atención médica y recuérdale que, con el tiempo y un tratamiento, puede sentirse mejor”, afirma. En esta nota de Maldita.es, puedes consultar los errores más frecuentes al tratar a una persona que piensa quitarse la vida y cómo evitarlos.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) insiste en que un problema de salud mental no tiene nada que ver con ser débil o no tener fuerza de voluntad. “De hecho, reconocer que se necesita ayuda para superar un problema de salud mental requiere mucha fuerza y valor. Cualquiera puede desarrollar un problema de salud mental”, afirma.

Por qué la depresión no tiene por qué ser para toda la vida

¿Dura esta patología toda la vida? “La depresión mayor es una enfermedad que, en general, responde bien al tratamiento y se resuelve en pocos meses”, asegura Mora. No obstante, reconoce que en algunas ocasiones pueden quedar síntomas depresivos residuales y un pequeño porcentaje de depresiones resistentes al tratamiento se pueden cronificar.

La mayoría de las personas con depresión necesitan terapia y a veces medicación para sentirse mejor, según el NIMH. Este organismo asegura que la depresión afecta a cada individuo de manera diferente y no existe un tratamiento único para todos.

Tanto los CDC como la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que hay varios tratamientos psicológicos (como la activación conductual, la terapia cognitiva conductual y la psicoterapia interpersonal) y algunos medicamentos antidepresivos que pueden ser de utilidad.

Decir que solo los “locos” van al psicólogo puede perpetuar el estigma en torno a los problemas de salud mental

Existe un estigma social hacia las personas con problemas de salud mental. De ahí viene, en parte, la idea de que solo los “locos” van al psicólogo o al psiquiatra. Algunos expertos critican el uso de este término para referirse a quienes tienen estos problemas, ya que puede perpetuar el estigma y hacer que algunas personas estén menos dispuestas a buscar ayuda.

“Cuando usamos esta palabra para describir otros comportamientos, las personas que tienen estos trastornos pueden sentirse muy disminuidas”, afirma Scott Bea, psicólogo clínico del Centro de Salud del Comportamiento de la Clínica Cleveland. De esta forma, es posible “trivializar la salud mental”.

Cómo pedir ayuda si tienes pensamientos suicidas

Algunas personas que padecen depresión pueden pensar en hacerse daño o suicidarse. “Si tú o alguien que conoces está pensando en hacerse daño o suicidarse, busca ayuda de inmediato”, afirman los CDC.

El organismo aconseja llamar o enviar un mensaje de texto a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 988, que tiene sección en español y está disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Otras alternativas que sugiere son llamar al 911 o a tu proveedor de salud mental, ir al departamento de emergencias del hospital más cercano para recibir un tratamiento médico u obtener ayuda de tu médico de cabecera. También puede ser de ayuda contactar con un amigo cercano, un ser querido o una persona de tu comunidad religiosa.

Factchequeado es un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp.

* Actualizado el 18 de enero de 2023 el nombre de la revista en la que se publicó el citado estudio.

Republica nuestro contenido

Puedes republicar tu contenido en tu sitio de forma gratuita respetando nuestra licencia e insertando este código en la página donde lo republiques. Contacta con nosotros en [email protected]