MENÚ
VERIFICACIONES

Las desinformaciones sobre la vacuna contra el COVID-19 del video que propone tomar rábano para “sacar el grafeno del cuerpo”

Publicado
Claves
Si sólo tienes unos segundos, lee estas líneas:

  • Circula en redes un video que difunde narrativas desinformantes sobre las vacunas contra la COVID-19, como que contiene grafeno, que es letal y que, a través del 5G, podrían activar una nueva pandemia. 
  • El video emplea argumentos sin evidencia, narrativas desinformantes ya desmentidas y declaraciones de supuestos científicos para intentar argumentar que las vacunas contra la COVID-19 son dañinas.
  • Existe consenso científico y evidencias que demuestran que las vacunas son seguras y han salvado millones de vidas.
Comparte

Circula en redes un video de más de 10 minutos en el que una persona, identificada como Fernando Gutiérrez ‘Fafo’, difunde afirmaciones falsas sobre las vacunas contra el COVID-19, el grafeno y la tecnología 5G, relacionando estos conceptos entre ellos. Para ello, emplea narrativas ya desmentidas por Factchequeado, además de argumentos no verificables y sin evidencia.

No es cierto que “millones de personas en el mundo” hayan muerto a causa de la vacuna contra el COVID-19”

Una de las afirmaciones falsas que presenta este video es que “cientos de millones de personas en el mundo han muerto y seguirán muriendo a consecuencia de haberse inoculado con la fúnebre vacuna contra el COVID-19”. Esto es falso: las vacunas contra el COVID-19 han salvado y siguen salvando vidas, al reducir la posibilidad de enfermedad grave y hospitalización. 

Entre las numerosas investigaciones que han llegado a estas mismas conclusiones, un estudio publicado en 2022 en la revista científica The Lancet Infectious Diseases cifró en 14 millones los fallecimientos por COVID-19 que la vacuna había evitado. Si se tiene en cuenta el exceso de mortalidad por otras causas como enfermedades no tratadas a tiempo por el impacto de la pandemia en la asistencia sanitaria, la estimación asciende a 19.8 millones

Las vacunas contra el COVID-19 se desarrollaron basándose en conocimientos científicos utilizados durante décadas. Así lo indican los CDC, encargados del control de enfermedades, que aseguran que son seguras y cumplen “los rigurosos estándares científicos de seguridad, eficacia y calidad de fabricación de la FDA”, (Food and Drug Administration), encargada del control de medicamentos y alimentos. Además, insisten: “Son monitoreadas por las iniciativas de monitoreo de seguridad más exhaustivas en la historia de los EE. UU.”.

Las vacunas no contienen grafeno

El video señala que todas las vacunas contienen lo que denomina “la partícula de la muerte”, en referencia al grafeno. Sin embargo, esta sustancia no se encuentra entre los ingredientes de ninguno de estos fármacos, como ya te explicamos en Factchequeado.

El grafeno es una sustancia compuesta por carbono, similar al grafito, que numerosas narrativas antivacunas utilizan para desinformar desde el inicio de la campaña de vacunación contra el COVID-19. 

El supuesto “informe” de la Universidad de Almería, España, que algunos contenidos utilizan para argumentar la presencia de grafeno en estos fármacos, ni demuestra que esto sea cierto ni fue publicado por la Universidad de Almería, como explicó Maldita.es, medio cofundador de Factchequeado.

Ninguna de las vacunas contra el COVID-19 aprobadas a día de hoy en Estados Unidos tienen grafeno u óxido de grafeno. Esto se conoce gracias a las fichas técnicas de las vacunas, que tienen la obligación de recopilar cuáles son los componentes de estos fármacos: Comirnaty (Pfizer/BioNTech), Spikevax (Moderna), Vaxzevria (AstraZeneca), Jcovden (Janssen), Nuvaxovid (Novavax), Valneva y VidPrevyun Beta (Sanofi).

Tampoco es cierto, como afirma falsamente Gutiérrez, que el químico alemán Andreas Noack descubriese grafeno en las vacunas contra el COVID-19. El argumento utilizado por Noack para afirmar el haberlo hecho fue, de nuevo, el mismo supuesto informe atribuido falsamente a la Universidad de Almería.

Las vacunas no inoculan “seres con tentáculos” o “calamares metálicos”

Otra de las afirmaciones de Gutiérrez es que en 2021 supuestamente se habrían descubierto “seres con tentáculos” en el cuerpo de las personas vacunadas contra el COVID-19. Para justificar este comentario, menciona un “trabajo” del geólogo polaco Franc Zalewski, considerado no fiable: a pesar de haber tomado las imágenes en su laboratorio, el artículo no cumple los estándares necesarios para este tipo de investigaciones, como señaló a AFP Factual, miembro certificado como Factchequeado de la International Fact Checking Netwotk (IFCN), el investigador del Instituto de Ciencias Geológicas de la Universidad Jaguelónica (Polonia). Además, otros expertos consultados por AFP destacaron que no se conoce el origen de las vacunas que habría usado Zalewski, que las imágenes que mostró podrían estar contaminadas y que la metodología utilizada no garantiza resultados válidos.

El video también afirma que Kelly Becher, a la que llaman “doctora”, habría descubierto lo que denominó “calamares metálicos hechos de carbono y grafeno para destruirnos”. Becher no es médica ni tiene un doctorado. Según su perfil en LinkedIn, es “analista de sangre viva y tejido capilar, terapeuta de luz fotónica y maestra herborista”.

Aunque las imágenes no muestran imágenes del supuesto descubrimiento, sí lo hace la grabación de una entrevista a Becher que comparten canales desinformadores, en la que se muestran fotografías de varios objetos. Sin embargo, no hay rastro de los supuestos “calamares metálicos de carbono y grafeno”. “Lo que muestra es algo totalmente diferente que no se ha encontrado nunca en sangre humana”, explicó a Maldita.es, medio cofundador de Factchequeado, Polina Soluyanova, bióloga y técnica superior en laboratorio clínico y biomédico. En caso de ser reales, añade, “puede tratarse de algún tipo de contaminación o suciedad que se pudiese haber colado en la preparación, al manipularla de forma incorrecta”. 

Al observarse una muestra contaminada a través de un microscopio (por ejemplo, con alguna mota de polvo, fibra microscópica o incluso una mancha de grasa de la piel en el cristal), su interacción con la luz puede dar lugar a formas confusas, sobre todo para la gente sin experiencia, como aclara la experta. 

Añade que, de existir una “infección” con estos “calamares de carbono y grafeno” a raíz de la vacunación, los síntomas de los pacientes “serían lo suficientemente evidentes como para estar pasándolos por alto”. Tampoco hay evidencia científica sobre la presencia de ningún otro parásito en las vacunas del COVID-19, como han explicado los verificadores de Verificat y AFP.

La desinformación sobre que la Organización Mundial de la Salud (OMS) busca “soltar la próxima pandemia” llamada enfermedad X

“La genocida OMS pretende aprobar el nuevo Tratado Pandémico Mundial para ‘soltar’ la próxima pandemia anunciada como la enfermedad X, promocionada por Elon Musk, que cambió el pajarito de Twitter por la X” es otra de las teorías conspirativas que Gutiérrez lanza durante las imágenes. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) trabaja en un acuerdo sobre prevención, preparación y respuesta frente a pandemias, aunque en mayo de 2024 no se alcanzó un acuerdo entre los países tras más de dos años de negociaciones para presentar un borrador. En relación a este tipo de contenidos y afirmaciones desinformantes, el propio director general de la OMS, Tedros Adhanom, ya denunció en febrero de 2024 “la letanía de mentiras y teorías conspirativas sobre el acuerdo”.

Además, fueron los 194 Estados Miembros de la OMS quienes, en 2021, iniciaron un proceso para redactar y negociar un nuevo instrumento internacional sobre preparación y respuesta frente a pandemias por los efectos de la pandemia de COVID-19, como explica la OMS en su web. La Secretaría de la OMS no decide el contenido de ningún posible acuerdo internacional y sólo apoya a los países durante la negociación de los acuerdos internacionales. 

Según señala la OMS, su objetivo es generar resiliencia frente a pandemias, apoyar la prevención, detección y respuestas ante brotes con potencial pandémico, garantizar un acceso equitativo a las medidas contra las pandemias y apoyar la coordinación mundial a través de una OMS más robusta y más capacitada para rendir cuentas. 

Sobre la enfermedad X, no existe ninguna enfermedad, bacteria o virus con ese nombre, como te explicamos en Factchequeado. Esta expresión es la forma en la que la OMS se refiere a una hipotética enfermedad para prepararse ante un hipotético virus o bacteria que, en el futuro, pudiese causar grandes brotes, epidemias o pandemias.

La OMS añadió en 2018 la enfermedad X en su revisión anual de las enfermedades prioritarias como representación del “conocimiento de que una grave epidemia internacional podría estar causada por un agente patógeno actualmente desconocido como causante de enfermedades humanas”, como ocurrió finalmente con el coronavirus SARS-CoV-2, que provocó la pandemia de COVID-19. Por lo tanto, la enfermedad X tampoco tiene que ver con Elon Musk y la red social anteriormente conocida como Twitter

La teoría de la conspiración que dice que se va a “activar el grafeno” en los vacunados con las antenas 5G

Otra afirmación sin pruebas que Gutiérrez pronuncia en el video es la esperada llegada de una supuesta nueva pandemia, que se iniciará al activar el grafeno en los vacunados a través de la tecnología y las antenas 5G. Se trata de otro clásico en la desinformación sobre el COVID-19: las redes de internet 5G.

Sin embargo, no existe ninguna evidencia de que el 5G pueda activar materiales como el grafeno. Material que, de nuevo, no forma parte de las vacunas contra el COVID-19 (por lo que no se inocula cuando se administra este fármaco) y sobre el que tampoco hay evidencias o pruebas de que “pueda matar al activarse con el 5G”. Es decir, las antenas 5G no activan las vacunas contra el COVID-19, como también recordaron los verificadores de La Silla Vacía de Colombia.

Los vacunados contra la COVID-19 no son detectables por Bluetooth

Tampoco hay evidencias de que sea posible saber si una persona está vacunada a través de aplicaciones que utilizan Bluetooth, como afirman las imágenes. No es posible insertar un dispositivo detectable por Bluetooth a través de una vacuna, según contó a Maldita.es el físico Alberto Nájera, profesor de Radiología y Medicina Física de la Universidad de Castilla-La Mancha y vocal del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS). 

Ni el rábano ni ningún otro alimento permite eliminar el grafeno inoculado del cuerpo (para empezar, porque no se nos ha inoculado) 

Frente al falso problema de la presencia de grafeno en sangre a causa de la vacunación, Gutiérrez propone utilizar supuestas sustancias quelantes, como el rábano, que “secuestran” metales pesados, al unirse a ellos. Pero, como ya hemos contado, no es cierto que las vacunas incluyan grafeno y, por lo tanto, no hay necesidad de que este deba eliminarse de la sangre. Tampoco aporta ninguna evidencia de que la infusión de rábano pueda eliminar supuestas estructuras metálicas presentes en la sangre.

Además, el grafeno no es un metal sino que se compone de carbono. “Incluso si así fuera, estos compuestos actúan a nivel molecular. Si los ‘calamares’ son visibles al microscopio óptico eso quiere decir que son infinitamente más grandes”, aclaró Polina Soluyanova.

Factchequeado es un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp.

Necesita contexto el contenido que vincula la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 con el virus SV40 y el riesgo de padecer cáncer

No, la Cruz Roja de Estados Unidos no rechaza a los donantes de sangre que se han vacunado contra el COVID-19

Republica nuestro contenido

Puedes republicar tu contenido en tu sitio de forma gratuita respetando nuestra licencia e insertando este código en la página donde lo republiques. Contacta con nosotros en [email protected]