MENÚ
Hazte Aliado
TE EXPLICAMOS

Cómo protegerte antes, durante y después de un huracán

Publicado
Claves
 

Si solo tienes unos segundos, lee estas líneas: 

  • Identifica un refugio y prepara un kit de emergencia con documentación importante, medicación, dinero en efectivo y linternas antes de que llegue el huracán.
  • En caso de evacuación, es importante seguir las rutas establecidas y evitar los atajos y las áreas inundadas.
  • En casa, es recomendable resguardarse en habitaciones sin ventanas o incluso, en casos extremos, dentro de un armario.
 
Comparte

La tormenta Ian se ha convertido este lunes en huracán y amenaza con llegar a Florida, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés). Por eso, el presidente Joe Biden apoyó la declaración de emergencia que anunció el gobernador del estado, Ron DeSantis. Los huracanes, también conocidos como ciclones y tifones, provocan fuertes vientos y lluvias, inundaciones y marejadas ciclónicas. Te explicamos cómo protegerte ante este fenómeno meteorológico.

Por qué es importante diferenciar entre una "alerta" y una "advertencia" de huracán

Para prepararse antes de un huracán, es importante saber qué riesgo existe de que se produzca uno en tu zona. La temporada de huracanes comienza el 15 de mayo en el Pacífico norte y el 1 de junio en el Atlántico y el Caribe y termina el 30 de noviembre, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Una alerta de huracán significa que es posible que haya condiciones de huracán (vientos sostenidos de 74 millas por hora o más) en un área determinada. Los expertos las anuncian 48 horas antes de que comiencen los vientos con fuerza de tormenta tropical (vientos sostenidos de 39 a 73 millas por hora).

Una advertencia de huracán “es más grave”. Significa que se esperan vientos con fuerza de huracán en un área determinada (mientras que con la alerta las condiciones de huracán son posibles; con la advertencia, son esperadas). Los expertos emiten estas advertencias 36 horas antes de que se esperen estos vientos.

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) explica que durante una alerta de huracán, es aconsejable preparar el hogar y elaborar un plan de evacuación. En el caso de una advertencia, recomienda completar los preparativos y abandonar inmediatamente el área amenazada si así lo indican las autoridades.

Cómo recibir las Alertas Inalámbricas de Emergencia que avisan de que viene un huracán

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos aconseja configurar el teléfono celular para poder recibir Alertas Inalámbricas de Emergencia (WEA, por sus siglas en inglés) de los funcionarios de seguridad pública estatales y locales y del Servicio Meteorológico Nacional.

Mientras que en algunos celulares esta función viene activada de forma predeterminada, en otros es necesario hacerlo desde los ajustes del teléfono. Las empresas tecnológicas suelen referirse a ella como alertas del gobierno o “mensajes de alerta de emergencia”. Algunos teléfonos antiguos no pueden recibir las WEA.

Los CDC también aconsejan estar pendiente de las alertas del Servicio Meteorológico Nacional en la televisión o la radio y tener en cuenta en qué se diferencia una “alerta” y una “advertencia” de huracán.

Identificar un refugio y otros consejos para prepararse antes de un huracán

Por si tienes que evacuar, es importante que sepas dónde está el refugio más cercano a tu casa y por qué rutas puedes llegar hasta él. Puedes solicitar a las autoridades locales información sobre los refugios públicos y aquí puedes consultar cuáles de la Cruz Roja están abiertos en cada momento. Los CDC también aconsejan llenar el tanque de gasolina de tu automóvil y meterlo en el garaje o bajo un techo.

Si tienes una mascota, también es importante que busques un refugio para ella porque es posible que no le permitan la entrada en algunos centros para humanos. Como indican los CDC, los refugios de animales locales pueden aconsejarte sobre qué hacer con tu mascota en caso de evacuación.

Antes de que se produzca un huracán, también es recomendable limpiar el jardín. “Asegúrate de que no haya nada que pueda volar durante la tormenta y dañar tu hogar”, señalan los CDC. El organismo sugiere mover bicicletas, muebles de jardín, parrillas, tanques de propano y material de construcción al interior o debajo de un refugio.

El organismo también aconseja cubrir ventanas y puertas con contraventanas o con piezas de madera contrachapada, algo que “puede ayudar a mantenerte a salvo de pedazos de vidrio roto”. También hay que estar preparado para cortar el suministro eléctrico: “Si ve inundaciones, líneas eléctricas caídas o tiene que salir de su casa, desconecte la energía”.

De medicamentos a documentos y linternas: qué incluir en un kit de emergencia

Durante y después de un huracán, es posible que necesites algunos suministros para sobrevivir. Además de que este fenómeno puede provocar cortes en el suministro del agua y la electricidad, es posible que tampoco puedas manejar debido a daños en el automóvil o a que las carreteras estén inundadas o bloqueadas.

Así lo indican los CDC, que aconsejan preparar un suministro de emergencia de alimentos y agua para al menos tres días antes de que se produzca el huracán. Lo ideal es optar por comida que se pueda almacenar durante mucho tiempo, que requiera poca cocción o refrigeración y que no sea muy salada ni picante (este tipo de alimentos aumentan la necesidad de beber agua).

Del mismo modo, habría que preparar un kit de emergencia con medicamentos, fuentes de energía (como linternas y baterías), todos los documentos importantes (los de identificación personal, pasaportes, documentos médicos y testamentos) y dinero en efectivo.

Listo es la versión en español de ready.gov, y es un sitio oficial preparado por el gobierno de EE. UU. para ayudar te a preparar un plan. Incluye un formato de planificación, para que no se te olvide nada.

Por qué nunca se debe ignorar una orden de evacuación

Nunca hay que ignorar una orden de evacuación. Así lo indican los CDC, que insisten en que incluso las casas sólidas y bien construidas pueden no resistir un huracán. Si tienes que abandonar tu hogar, además de agarrar el kit de emergencia, lleva contigo el celular y el cargador. Además, si tienes tiempo antes de salir de casa, es recomendable desenchufar los electrodomésticos y cortar el gas, la electricidad y el agua.

Después, es importante seguir las rutas establecidas hasta un refugio y evitar los atajos y las áreas inundadas. Como indica el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, hay que tener en cuenta que “solo 6 pulgadas (unos 15 centímetros) de agua en movimiento pueden derribarte y 1 pie de agua (30 centímetros) en movimiento puede arrastrar tu vehículo”.

Si te quedas atrapado en agua que se mueve rápidamente, permanece dentro del automóvil. Si este líquido empieza a entrar en el vehículo, lo mejor es que te subas al techo, según el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. En Factchequeado os también te hemos explicado qué debes hacer en caso de fuertes lluvias e inundaciones.

Permanecer en casa a veces es más seguro que marcharse

En algunos casos, es posible que las autoridades no ordenen una evacuación. Si las condiciones de manejo son peligrosas, según los CDC, quedarse en casa puede ser más seguro que irse.

En este caso, el organismo aconseja estar pendiente de las actualizaciones sobre el huracán, prepararse por si en cualquier momento hay que evacuar y permanecer en el interior en todo momento. “A veces, el clima se calma en medio de una tormenta, pero luego vuelve a empeorar rápidamente”, señala.

El organismo también aconseja mantenerse alejado de las ventanas para evitar sufrir daños si se rompen. Lo ideal es quedarse en una habitación sin ventanas o dentro de un armario.

Si te has quedado atrapado dentro de un edificio que se está inundando, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos sugiere ir a la planta más alta. “Súbete al techo solo si es necesario y una vez allí pide ayuda”, añade. Además, hay que evitar ir a un ático cerrado porque podrías quedar atrapado por el aumento de agua de la inundación. Ante cualquier emergencia, llama al 911.

Por qué no se debe regresar a casa hasta que las autoridades digan que es seguro hacerlo

Que el huracán haya acabado no significa que el peligro haya pasado, según los CDC. Por ello, es importante no salir de casa o regresar a ella hasta que las autoridades determinen que es seguro hacerlo. Si una vez en casa se escuchan ruidos extraños, lo ideal es salir de ella, ya que podría significar que el edificio está a punto de caer.

Si se está cerca de una inundación, según los CDC, es recomendable usar un chaleco salvavidas. El organismo también aconseja lavarse las manos con agua y jabón, toallitas o desinfectantes a base de alcohol después de estar en una zona inundada. “El agua puede contener muchas cosas que pueden dañar la salud, incluidos gérmenes, productos químicos peligrosos, desechos humanos y de ganado, animales salvajes o callejeros, líneas eléctricas caídas y otros contaminantes que pueden enfermarte”, señala.

De limpiar el moho a desconectar la electricidad: cómo actuar después de un huracán

Una vez en casa, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos recomienda usar guantes gruesos y botas para limpiar y, en caso de que haya moho, un tapabocas N95. Si tu hogar se ha inundado y no has podido secar los muebles y otros objetos en 48 horas, es muy probable que haya moho, según los CDC.

Es posible ver u oler el moho en la ropa, los paneles de yeso, los muebles, las cajas de cartón o los libros, pero también puede estar escondido debajo o detrás de alfombras, cojines o paredes. “Necesitas secar todo por completo, limpiar el moho y asegurarte de que no tengas todavía un problema de humedad”, afirma el organismo.

El motivo es que la exposición al moho, según los CDC, puede provocar ataques de asma, irritación de los ojos y la piel y reacciones alérgicas, además de infecciones graves en personas con sistemas inmunitarios debilitados. Por ello, las personas con asma, otras afecciones pulmonares o un sistema debilitado no deben entrar en edificios con fugas de agua en el interior o en los que esté creciendo el moho.

Además de tener en cuenta que puede haber serpientes y otros animales una vez que el agua ya ha entrado en casa y se ha estancado, desde el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos aconsejan evitar atravesarla, puesto que puede estar contaminada y contener escombros peligrosos.

Tampoco hay que olvidar el riesgo de electrocución. “No toques los equipos eléctricos si están mojados o si te encuentras en el agua”, señalan. Una alternativa para evitar descargas eléctricas es desconectar la electricidad siempre que sea seguro hacerlo. Si no hay electricidad, los CDC aconsejan usar linternas en lugar de velas para evitar cualquier posible incendio.

Factchequeado es un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp.

Republica nuestro contenido

Puedes republicar este contenido en tu sitio de forma gratuita respetando nuestra licencia e insertando este código en la página donde lo republiques. Contáctanos a [email protected]